Ser autónomo es una experiencia que potencia el aprendizaje de aquellos freelances que ponen en práctica su capacidad proactiva en la toma de decisiones. Pero, lo que es más importante, un autónomo tiene la valentía de luchar por sus sueños al tomar la iniciativa de emprender un proyecto que le permite desarrollar su labor profesional en relación con su vocación. Porque el trabajo está claramente vinculado con la felicidad. Esta actitud proactiva alimenta la autoestima personal del emprendedor que construye un autoconcepto positivo de sí mismo y sus fortalezas.

 Anne1

El Mapa del Emprendimiento 2015 (basado en la experiencia de más de 1.800 proyectos) deja patente que cada vez hay más emprendedores en España, que son más jóvenes y que su motivo para iniciar una aventura empresarial propia no tiene nada que ver con la búsqueda de una salida profesional, sino con haber detectado una oportunidad en el mercado o porque siempre han tenido deseos de emprender.

Quienes sois profesionales autónomos sabéis que tenéis una mayor libertad de horarios al poder ajustar vuestra agenda a vuestras necesidades personales. Esta flexibilidad aporta un enorme bienestar al poder conciliar mejor el trabajo con los eventos personales. El autónomo no puede hacer excepciones a la norma constantemente en relación con la jornada de trabajo, pero sí puede hacerlas si planifica su trabajo para adelantar un proyecto y poder tomarse un día libre. Un factor que es imposible para cualquier profesional que trabaja por cuenta ajena.

Una de las grandes ventajas de ser autónomo es la ausencia de rutina en el trabajo, ya que cada proyecto es nuevo y tiene unas connotaciones concretas que activan la motivación del emprendedor. Vuestra rutina de emprendedor es muy creativa.

Hasta hace un tiempo, uno de los puntos negativos de ser emprendedor era la soledad de llevar a cabo una tarea de máxima responsabilidad en solitario. Hoy en día, este inconveniente ha sido superado gracias al excelente servicio de los espacios coworking que te permiten tener un espacio hecho a tu medida. El autónomo puede beneficiarse de las sinergias profesionales que surgen en el contexto del cowork.

coworking

Uno de los aspectos negativos de ser autónomo es la incertidumbre económica, ya que el autónomo puede tener temporadas de menor volumen de trabajo o, incluso, quedarse sin encargos. Pero ¡no todo iban a ser ventajas! Esa incertidumbre hace que estemos siempre dando el 1000%, buscando, aprendiendo, descubriendo. Y siempre dependiendo de nosotros mismos. Bueno, en el caso de formar parte de un coworking como A2 Coworking, con el apoyo de otros emprendedores que viven tu misma situación.

No lo dudes, plantea una buena estrategia y decídete a dar el paso: ser autónomo es complicado pero merece la pena. ¿te ayudamos?