Hoy en día, ser profesional autónomo parece ‘estar de moda’. Tanto las circunstancias actuales como las tecnologías han propiciado esta modalidad de trabajo. Precisamente, en estos casos (especialmente, si acabas de emprender una actividad), es cuando compartir e intercambiar conocimientos resulta fundamental, junto con la adopción de buenos hábitos que incrementan la productividad.

Apostar por trabajar en un espacio coworking tiene sus ventajas pero depende de ti mismo el que cumplas con horarios, plazos de entrega y evites distracciones que hagan que tu productividad sea realmente buena. Desde A2 Coworking Valencia te dejamos unos cuantos tips que te ayudarán a mejorar la productividad en el trabajo:

1. Madruga
Empezar tu jornada laboral temprano, cuando aún no ha llegado el resto de tus compañeros, es una forma de evitar posibles distracciones, llamadas de teléfono o reuniones.
2. Utiliza una agenda de trabajo
Un buen método para sacar partido a la jornada laboral es la planificación. Puedes dedicar unos veinte minutos diarios a organizar tus actividades de trabajo y anotarlas en tu agenda electrónica o de papel.
3. Aprende a priorizar
Distingue lo urgente de lo verdaderamente importante. También es recomendable empezar con las labores más complicadas, ya que, por la mañana, tu capacidad de concentración y energía son mayores.
4. Realiza breves descansos
La productividad se incrementa, al realizar descansos de quince o veinte minutos, cada dos horas. Así, tu mente se despeja, con lo que conseguirás mejorar tu concentración y rendimiento.
5. Un asunto, después de otro
Gestionar múltiples tareas simultáneamente no es productivo. Una correcta planificación de tus actividades y centrarse en un solo tema, cada vez, potencia la productividad.
6. Mantén el orden en el lugar de trabajo
La limpieza y el orden en tu espacio de trabajo te ayudarán a sentirte más cómodo, localizar datos rápidamente y ser mucho más eficiente.
7. Aprovecha las sinergias creadas gracias al coworking
Si trabajas en un espacio de coworking, intercambiar experiencias, consejos y conocimientos con otros colegas de profesión puede ser de gran ayuda, tanto en las tareas diarias como en proyectos de mayor envergadura.

Con estos consejos, tu rendimiento mejorará y tus proyectos se enriquecerán, gracias a las soluciones y aportaciones de otros coworkers.